miércoles, 30 de diciembre de 2015

Comienzos resilientes.

Fin de año, comienzo de año. No es solamente una cuestión formal y del calendario. Se impone la necesidad de hacer balances y resúmenes del año que termina. No siempre estamos en condiciones o no existen los deseos de hacerlo, la obligatoriedad no existe.

Pero ESPACIO R quiere hacerlo. Desde principios del 2009 pretendió ser un espacio de comunicación, expresión, encuentro. Se intentó lograr esa pretensión. Se reflexionó, se promovió la introspección y el pensamiento crítico.

La realidad del constructo teórico que es el eje de este blog, la resiliencia, hoy vive un momento muy distinto al de 6 años atrás. Los proyectos de investigación y de trabajo se han desarrollado con un aceleramiento que entusiasma. La realidad del campo académico en Iberoamérica es muy alentador. La interacción entre los especialistas e investigadores es intensa. La presencia de los primeros pioneros que le dieron empuje a este constructo es constante y el motor para aquellos que humildemente los siguieron. Especialmente hay que destacar la tarea constante, alegre, renovada y creativa de Mabel Munist y Ma. Angélica Kotliarenco, que comparten su sabiduría y calidad de personas para que otros crezcan y desarrollen sus investigaciones contando con su apoyo.

Por lo tanto, el balance es muy bueno. Personalmente, cada uno deberá valorar cada hecho, cada acto de manera que genere aprendizaje y cambios positivos. La resiliencia implica una mirada realista y esperanzadora, no utópica ni inocente. Las dificultades pueden ser oportunidades, si sabemos superarlas con los recursos que tenemos individualmente y con los que socioculturalmente compartimos con los otros, constituyendo un nosotros que nos contiene y estimula.

ESPACIO R se tomará un tiempo para resignificarse, refaccionarse, renovarse. En un tiempo reaparecerá con el mismo espíritu.

Feliz 2016!!!!

domingo, 27 de diciembre de 2015

El mundo boca arriba

En tiempos de fin de año, momentos de balances, recuentos e introspección. Vulnerabilidad extrema... Experiencias existenciales que ayudan a vivir feliz, a intentar vivir cada vez más feliz... a disfrutar la salud y la buena vida. Para qué intentar vanamente poner en palabras sensaciones y vivencias, si un grande supo hacerlo de maravillas:

"...Volvió bruscamente del desmayo. Cuatro o cinco hombres jóvenes lo estaban sacando de debajo de la moto. Sentía gusto a sal y sangre, le dolía una rodilla y cuando lo alzaron gritó, porque no podía soportar la presión en el brazo derecho. Voces que no parecían pertenecer a las caras suspendidas sobre él, lo alentaban con bromas y seguridades. Su único alivio fue oír la confirmación de que había estado en su derecho al cruzar la esquina. Preguntó por la mujer, tratando de dominar la náusea que le ganaba la garganta. Mientras lo llevaban boca arriba hasta una farmacia próxima, supo que la causante del accidente no tenía más que rasguños en la piernas. "Usté la agarró apenas, pero el golpe le hizo saltar la máquina de costado..."; Opiniones, recuerdos, despacio, éntrenlo de espaldas, así va bien, y alguien con guardapolvo dándole de beber un trago que lo alivió en la penumbra de una pequeña farmacia de barrio.

La ambulancia policial llegó a los cinco minutos, y lo subieron a una camilla blanda donde pudo tenderse a gusto. Con toda lucidez, pero sabiendo que estaba bajo los efectos de un shock terrible, dio sus señas al policía que lo acompañaba. El brazo casi no le dolía; de una cortadura en la ceja goteaba sangre por toda la cara. Una o dos veces se lamió los labios para beberla. Se sentía bien, era un accidente, mala suerte; unas semanas quieto y nada más. El vigilante le dijo que la motocicleta no parecía muy estropeada. "Natural", dijo él. "Como que me la ligué encima..." Los dos rieron y el vigilante le dio la mano al llegar al hospital y le deseó buena suerte. Ya la náusea volvía poco a poco; mientras lo llevaban en una camilla de ruedas hasta un pabellón del fondo, pasando bajo árboles llenos de pájaros, cerró los ojos y deseó estar dormido o cloroformado. Pero lo tuvieron largo rato en una pieza con olor a hospital, llenando una ficha, quitándole la ropa y vistiéndolo con una camisa grisácea y dura. Le movían cuidadosamente el brazo, sin que le doliera. Las enfermeras bromeaban todo el tiempo, y si no hubiera sido por las contracciones del estómago se habría sentido muy bien, casi contento.

Lo llevaron a la sala de radio, y veinte minutos después, con la placa todavía húmeda puesta sobre el pecho como una lápida negra, pasó a la sala de operaciones. Alguien de blanco, alto y delgado, se le acercó y se puso a mirar la radiografía. Manos de mujer le acomodaban la cabeza, sintió que lo pasaban de una camilla a otra. El hombre de blanco se le acercó otra vez, sonriendo, con algo que le brillaba en la mano derecha. Le palmeó la mejilla e hizo una seña a alguien parado atrás....

... -Se va a caer de la cama -dijo el enfermo de la cama de al lado-. No brinque tanto, amigazo.

Abrió los ojos y era de tarde, con el sol ya bajo en los ventanales de la larga sala. Mientras trataba de sonreír a su vecino, se despegó casi físicamente de la última visión de la pesadilla. El brazo, enyesado, colgaba de un aparato con pesas y poleas. Sintió sed, como si hubiera estado corriendo kilómetros, pero no querían darle mucha agua, apenas para mojarse los labios y hacer un buche. La fiebre lo iba ganando despacio y hubiera podido dormirse otra vez, pero saboreaba el placer de quedarse despierto, entornados los ojos, escuchando el diálogo de los otros enfermos, respondiendo de cuando en cuando a alguna pregunta. Vio llegar un carrito blanco que pusieron al lado de su cama, una enfermera rubia le frotó con alcohol la cara anterior del muslo, y le clavó una gruesa aguja conectada con un tubo que subía hasta un frasco lleno de líquido opalino. Un médico joven vino con un aparato de metal y cuero que le ajustó al brazo sano para verificar alguna cosa. Caía la noche, y la fiebre lo iba arrastrando blandamente a un estado donde las cosas tenían un relieve como de gemelos de teatro, eran reales y dulces y a la vez ligeramente repugnantes; como estar viendo una película aburrida y pensar que sin embargo en la calle es peor; y quedarse.

Vino una taza de maravilloso caldo de oro oliendo a puerro, a apio, a perejil. Un trozito de pan, más precioso que todo un banquete, se fue desmigajando poco a poco. El brazo no le dolía nada y solamente en la ceja, donde lo habían suturado, chirriaba a veces una punzada caliente y rápida. Cuando los ventanales de enfrente viraron a manchas de un azul oscuro, pensó que no iba a ser difícil dormirse. Un poco incómodo, de espaldas, pero al pasarse la lengua por los labios resecos y calientes sintió el sabor del caldo, y suspiró de felicidad, abandonándose....

... -Es la fiebre -dijo el de la cama de al lado-. A mí me pasaba igual cuando me operé del duodeno. Tome agua y va a ver que duerme bien.

Al lado de la noche de donde volvía, la penumbra tibia de la sala le pareció deliciosa. Una lámpara violeta velaba en lo alto de la pared del fondo como un ojo protector. Se oía toser, respirar fuerte, a veces un diálogo en voz baja. Todo era grato y seguro, sin acoso, sin... Pero no quería seguir pensando en la pesadilla. Había tantas cosas en qué entretenerse. Se puso a mirar el yeso del brazo, las poleas que tan cómodamente se lo sostenían en el aire. Le habían puesto una botella de agua mineral en la mesa de noche. Bebió del gollete, golosamente. Distinguía ahora las formas de la sala, las treinta camas, los armarios con vitrinas. Ya no debía tener tanta fiebre, sentía fresca la cara. La ceja le dolía apenas, como un recuerdo. Se vio otra vez saliendo del hotel, sacando la moto. ¿Quién hubiera pensado que la cosa iba a acabar así? Trataba de fijar el momento del accidente, y le dio rabia advertir que había ahí como un hueco, un vacío que no alcanzaba a rellenar. Entre el choque y el momento en que lo habían levantado del suelo, un desmayo o lo que fuera no le dejaba ver nada. Y al mismo tiempo tenía la sensación de que ese hueco, esa nada, había durado una eternidad. No, ni siquiera tiempo, más bien como si en ese hueco él hubiera pasado a través de algo o recorrido distancias inmensas. El choque, el golpe brutal contra el pavimento. De todas maneras al salir del pozo negro había sentido casi un alivio mientras los hombres lo alzaban del suelo. Con el dolor del brazo roto, la sangre de la ceja partida, la contusión en la rodilla; con todo eso, un alivio al volver al día y sentirse sostenido y auxiliado. Y era raro. Le preguntaría alguna vez al médico de la oficina. Ahora volvía a ganarlo el sueño, a tirarlo despacio hacia abajo. La almohada era tan blanda, y en su garganta afiebrada la frescura del agua mineral. Quizá pudiera descansar de veras, sin las malditas pesadillas. La luz violeta de la lámpara en lo alto se iba apagando poco a poco...."

https://www.youtube.com/watch?v=gYToi3JjfcU

CUANDO
Cuando te despiertes cada día 
con el cuerpo de aire y ese olor 
feliz del sueño manso de las lilas 
sin miedo al movimiento ni al dolor. 

Cuando yo no tenga casi nada 
de sangre en la garganta de papel 
ni un agrio pez nadando en la mirada 
ni quiera más amparo que la piel. 

Van a ser los días esos barcos 
de luz que una vez pude escribir 
y la alegría que hemos olvidado 
volviendo por los huesos a subir. 
Yo me alimento con una quimera 
en que los ojos al sol verán brillar 
los brazos de mi padre en las banderas 
y una ceniza negra, y una ceniza negra 
y una ceniza negra que se va. 

Cuando me convenza que la suerte 
me rige a la par que la pasión 
y no el temible arcángel de la muerte 
velando sobre el campo del reloj. 

Si lo consumado y lo posible 
tienen siempre la cara del horror 
en esta patria de lo inaccesible 
en este tiempo olvidado de Dios. 

Yo digo que mis ávidos amores 
son fuertes y viven más que yo 
son gigantes tenues como flores 
que alientan este turbio corazón. 
Los alimento con una quimera 
en que los ojos al sol verán brillar 
los brazos de mi padre en las banderas 
y una ceniza negra, y una ceniza negra 
y una ceniza negra que se va.

Jorge Fandermole.


miércoles, 4 de noviembre de 2015

Nosotros estamos resilientes.

Como la resiliencia no es una condición personal que se nos viene dada, sino que es una capacidad que se construye en la interacción dinámica con el medio que pone en juego, desarrolla y estimula los pilares de la resiliencia que sí son características individuales y las fuentes de la resiliencia que tienen una coproducción con el ambiente social.
Por eso no "somos" resilientes: estamos resilientes. Esto implica un estado, no una característica esencial. Hoy, quizás podemos enfrentar y superar la adversidad, pero tal vez mañana frente a la misma dificultad o a otra, no encontramos recursos para no ser vulnerables.
Cuando estamos resilientes encontramos la salida a un problema, con solución o sin ella, sentimos que podemos, que tenemos con qué enfrentarlo, que somos dignos y merecedores de respeto y felicidad.
Sabemos por vemos. vemos por hay luz en el medio de la oscuridad y esto pasa porque la luz está en nosotros mismos o en un otro significativo, en un tutor de resiliencia, que ayuda a transitar el camino. No nos lleva, nos ilumina el camino y nos permite sentirnos amados.

SI NO OIGO A MI CORAZON
Pedro Aznar

Ah, cuanto tiempo perdido en pensar
que la vida se puede explicar
Con veneno intenté curación
¿por qué confié en mi razón?

Ya en un mar de palabras me ahogué
y fue en vano quererlas creer
Pero al fin el castillo cayó
y adentro sólo estoy yo

Vos ya sabías que todo es parcial
que no hay mapa que enseñe a viajar
que es el alma quien debe cantar
Que sólo un tonto se pone a correr
cuando la lluvia le besa los pies

Sirve el tiempo su mismo licor
que cada año acelera el temor 
que en mi copa se amargue el sabor
si no oigo a mi corazón
http://www.pedroaznar.com.ar/audio/sinooigo.mp3
http://www.pedroaznar.com.ar/

http://imagenesresilientes.blogspot.com.ar/2015/11/juego-de-luces.html

martes, 27 de octubre de 2015

Seminario internacional en Chile: Ceanim, usina de resiliencia sociocultural.



Promoción de la Resiliencia en distintas áreas del trabajo psicosocial.

Miércoles 25 de noviembre de 2015 - 09:00 a 18:00 hrs. - Universidad SEK, Providencia, Santiago de Chile.

La realidad por la cual atraviesa este continente y las preocupaciones que surgen día a día en relación a la alta vulnerabilidad psico-social que golpea inexorablemente a extensos grupos sociales, con especial énfasis a los niños y niñas en edades tempranas, es que Ceanim vislumbra que la misión que declarara en sus inicios- hace ya 36  años-sigue vigente con intenso fervor”.

 El dolor, la adversidad, el estrés cotidiano permanecen vigentes, tal vez con otros envoltorios y colores pero siempre presente. A la multidimensional característica muy propia de las situaciones adversas, como lo son la pobreza económica, la marginación, trabajos precarios con sueldos aun más precarios, baja escolaridad especialmente de la mujer, problemas en la habitabilidad entre otros, se suman en estas últimas décadas, otras problemáticas que han modificado  y complejizado las condiciones y la calidad de vida de cientos y cientos de personas.

OBJETIVO DEL SEMINARIO
En esta multitud de  interrogantes es que el presente seminario se plantea como objetivo la actualización de miradas teóricas, lecturas de la realidad y las prácticas subsecuentes, así como las diferentes metodologías que se han y están, utilizándose en este momento para evaluar el impacto de las intervenciones. Por último y no por ello menos importante es que CEANIM se ha propuesto levantar, en toda ocasión que le sea posible, el tema de la paz, la reconciliación y la comprensión, aplicación y por encima de todo, respeto tanto por la declaración de los Derechos Humanos como por la convención de los Derechos de niños y niñas.

DIRIGIDO A:
Este seminario está dirigido a todos quienes viven, se inquietan, se preocupan e intervienen en las distintas áreas de la problemática y el trabajo social, es decir, educadores de párvulos, técnicos en párvulo, trabajadores sociales, agentes comunitarios, enfermeras, psicólogos, terapistas ocupacionales y profesores entre otros.

http://www.seminario.resiliencia.cl/


martes, 29 de septiembre de 2015

Tutores de resiliencia

"Tutores de resiliencia. Dame un punto de apoyo y moveré MI mundo." de Jose Luis Rubio Rabal y Gema Puig Esteve, Editorial Gedisa es una obra bella, dinámica, provocadora.

No sólo con el movimiento que implica, de hojas, de ojos, del cuerpo, lleva a la reflexión y a la modificación. Invita a realizar un movimiento interno, a una profunda instrospección. No a un análisis frio, ascéptico, lejano, a un mirar y mirarse leyendo todo: pensamientos, sentimientos, emociones, percepciones... a un replanteo de preguntas que invitan a la búsqueda dinámica de respuestas, instando a una acción activa.

En sí mismo es un tutor de resiliencia que ayuda en la observación y definición de la adversidad, en la valoración de las potencialidades y recursos con los que se cuentan para enfrentarla, en la búsqueda de "otros significativos que colaboren con el proceso y en la adaptación positiva y activa en la misma realidad.

Es un excelente mapa, que no enseña a viajar pero que lleva al terreno, al territorio del alma, que sola se mueve y busca... en el camino se encuentran perlas y diamantes... esencias de la vida que nos hacen cada vez más humanos, cada vez mejores, cada vez más completos...
Es una bella oportunidad para florecer...


Nuevamente los que saben expresan de la mejor manera todo...

https://www.youtube.com/watch?v=hQI5DsYfHj8

https://www.youtube.com/watch?v=4V9f0DEGElw
Joya Tu Corazón        Pedro Aznar
Para viajar los años
Para beber el sol
Le pediré al castaño
pétalos de tu voz
Serás feliz, allí? Seré feliz?
Vuela en el mar tu sombra
Náufrago que cruzó
Cuando la sal te nombra
Líquida es la canción
Puedes vivir en mí. Puedes venir
Por qué guardamos tanto
detrás de un cristal?
Por qué esperar?
Por qué perdemos tanto,
pensar y pensar?
Como al pasar los días
Como que nadie ve
Como al pasar la vida
Cuánto te extrañaré
Joya tu corazón
Gema tu amor
Joya tu corazón
Gema tu amor, mi amor

Gracias Gema, gracias José Luis.


lunes, 28 de septiembre de 2015

Basura tecnológica, reciclado... resiliencia sociocultural...

Espacio R está trabajando en un análisis institucional muy especial. Antes de terminarlo y presentar las conclusiones, presentamos a la institución y su tarea, como una verdadera usina de resiliencia sociocultural.
El Centro Basura Cero recicla todo tipo de residuos electrónicos, que depositados en lugares inadecuados y de formas incorrectas, pueden generar serios problemas de salud. 

Es  habitual que, en este mercado tan competitivo y consumista en el área tecnológica, no sepamos qué hacer con los aparatos que ya no usamos, que no funcionan o que están obsoletos. Ante la desorientación y desinformación, ante la falta de propuestas concretas que nos resuelvan las dudas y la dificultad, los tiramos a los cesto de la basura general, los dejamos en la calles sin saber cuál será su destino final... resolviendo solamente nuestro problema en lo personal.

El Centro de Basura Cero, existe. Y además puede dar respuesta a esta problemática tan urgente y prioritaria, con una acción productiva: a los elementos que se pueden reutilizar, se los manipula para que así sea, los que no están en condiciones se desarman y se reciclan de manera que sus componentes nocivos no perjudiquen la salud pública.


Pero, además de esta tarea tan importante y fundamental en lo económico, que puede generar riqueza evitando males ambientales y contaminación de suelos, aire y agua, promueve la capacitación y el trabajo digno en poblaciones en situaciones de vulnerabilidad. Jóvenes sin trabajo y sin formación encuentran un lugar social, que además les provee una área y un rol económico y productivo que les restituye la dignidad, posibilitándoles tener un trabajo, que además colabora con el cuidado ecológico.

El Centro Basura Cero además organiza espacios de formación para el público en general, personas de la tercera edad y jóvenes en temas relacionados a la tecnología y la computación, como herramienta de comunicación y promoción social.

También donan equipos tecnológicos a instituciones educativas y sociales construidos con elementos reciclados. Las partes que se pueden reutilizar con otros usos también se preparan para lograrlo, por ejemplo: monitores como cestos de basura o floreros.

En tiempos de urgencias, catástrofes y problemas ambientales que ponen en peligro la vida humana, en momentos en que tener un trabajo digno que resignifica la vida, en días en que el conocimiento da poder... es preciso ver, reconocer, rescatar, resaltar y proteger a las instituciones, cuya tarea sirve para mejorar nuestras vidas, tanto en lo individual como en lo colectivo.

La sociedad, el ambiente, debe tender puentes para que los procesos de resiliencia puedan darse. Sin ese apoyo social, las instituciones se inundan de impotencia, pierden el sentido de su hacer  y caen en un aislamiento que, en definitiva, impide que las comunidades mejoren y crezcan a través de sus instituciones. La responsabilidad de que esto no suceda es de todos, algunos tienen un grado más alto en función de sus obligaciones profesionales y laborales, entre ellos los gobernantes a quienes les cabe el más importante. Se puede terminar esta primera y breve presentación que Espacio R hace del Centro Basura Cero, con una frase que cierra un video institucional:

"Recuperamos mucho más que materiales..." 

http://www.centrobasuracero.org/home.php

EN FACEBOOK...
https://www.facebook.com/CentroBasuraCero?fref=ts

CURSOS DE CAPACITACIÓN
http://youtu.be/4zrY4q_IEJU
http://youtu.be/dVSgEWV335o
http://youtu.be/DB7MEdo_uM4
http://youtu.be/FftwRO_gjrU

martes, 22 de septiembre de 2015

Interpelaciones...


Cuerpo y alma… Interpelaciones.

Desde que inició mi viaje a Colombia presentí, intuí, supe, que no sería un viaje más, que pasarían cosas. Me dejé llevar, me solté a la experiencia, dejando que todo pase sin forzar nada, sin condicionarla. Cada cara y cada voz nuevas, eran una puerta que se abría a una realidad desconocida, donde el relator le daba forma, la describía, la definía, le ponía límites… los propios, los subjetivos, los que deseaba y los que podía.  Yo los aceptaba, no dudaba de ellos, creía. Pero, a la vez pensaba en esa nueva realidad críticamente y la confrontaba con la mía. Las pensaba y las comparaba, las contrastaba como perfiles y siluetas blancos y negros superpuestos. 

Y así, apareció una palabra que se instaló como la reina de los pensamientos. Desde ella salían y salen todas las cadenas de ideas. Quedó fija como un lente de color que, hasta ahora lo tiñe todo. La señora se llama “Visibilidad”, no tiene apellido porque ya su nombre lo dice todo. Su poder es inmenso. Y desde que tomó el poder central, nada se escapa de su luz, de su análisis, de su mirada.
Esta señora puso en el escenario cada historia narrada, cada testimonio dicho, cada fotografía mostrada… cada niño, cada mujer, cada hombre, cada bandera, cada escena de guerra, cada mirada de auxilio, cada mano tendida, cada ayuda brindada… A las acciones se sumaban los conceptos, las teorías, las citas, los pensamientos, las palabras… se visualizaban, se veían, se entendían, se comprendían con la mirada y la mente, se aprendían y aprehendían. 

Entonces, las historias de niños a quienes se les robaron la inocencia y la infancia, eran visibles y se hacían presentes. Decían, hablaban y verbalizaban la existencia. Cada historia exigía encontrar la respuesta a la pregunta: ¿dónde estaban los adultos responsables? ¿por qué no actuaron los que podían evitar la situación? ¿por qué actuaron los que sí pudieron, sin que nadie se los impidiera? El tiempo había pasado, las consecuencias ya estaban ahí, los efectos eran y son inevitables. Pero cuánto mayor hubiera sido ese inmenso daño, si hoy las víctimas no tuvieran voz, si fueran invisibles, si la sociedad y el ambiente no les dieran “visibilidad”. La voz de cada joven víctima hacía visible a ese niño, le daba vida nuevamente. La mujer y la madre que soy, fue y es interpelada por esta visibilidad que no se calla.

Las violencias políticas, los derechos humanos vulnerados, las historias de injusticias casi eternas, que se hacían visibles también interpelan a la ciudadana que soy y también a la que fui. Interrogaba a mi ser en la dimensión existencial más alta y más comprometida, en todos sus roles sociales y profesionales. Lo que fui, lo que hice, lo que soy y lo que hago, como persona y como profesional recibe estas cuestiones que me enfrentan con el compromiso fundamental: con la verdad, con la bondad, con la humanidad. Cada gota de tinta volcada al mar, lo hace distinto… ¿de qué color es mi mar? ¿cambió de color? ¿cuántas gotas de color le coloqué? ¿cuántas veces miré los goteros ajenos vacíos y no usé el mío? Me interpelaban, me interpelan… 

Esa casa, tan simple, tan extraña para mí, tan nueva para entrar y transitar… esa casa a la que entré sin conocer, sin saber… inerme, inexperta, sin preparar ni intuir nada, se mostró sin pudor, con miradas inquisitivas, pero me dejó pasar, se abrió. Cuando, días después, observé las imágenes como todo el mundo, casi en directo, del homicidio de una periodista, esta casa se presentó nuevamente en mí: caprichos de la memoria emocional. Era una casa, era una mujer, era una calle colombiana… La casa de la mujer, como recuerdo que la llamaban, me llevó a un escenario que nunca había pisado, me puso en una obra de teatro con un rol que nunca jugué. No tenía libreto ni me importaba, sólo dejaba que sucediera esa película, que no se proyectaba en un telón: la puesta en escena estaba alrededor mío y yo era parte de ella. Los personajes, las actrices, estaban allí. Sólo recuerdo un solo hombre, el personal de seguridad que estaba en el umbral. 

Así las caras, los ojos, las almas empezaron a atravesarme, a narrarme historias, a mostrar sentimientos, emociones. Fuerza, atrevimiento, alegría, tristeza, silencio, voces, entusiasmo, decaimiento, locura, razón, esperanza, agotamiento, hambre, palabras encorsetadas, palabras sueltas, palabras dichas… todos en una danza colectiva bailaban a mi alrededor. El taller, las dinámicas grupales, las actividades, los diálogos con sus preguntas y respuestas me pusieron en el centro. Y una de ellas, la de la sonrisa amplia y abierta, comenzó a interrogarme, sin tapujos, sin temores, sin prejuicios… y los míos, los tapujos, los temores y los prejuicios no estaban tampoco. Cada cuestionamiento comenzó a quitarme capas, como las de una cebolla: de lo más exterior hasta lo más íntimo… Así hasta llegar a interpelar a mi cuerpo que debía hablar desde mi alma.

Cada dolor, cada intervención, cada cruenta operación, cada remedio, cada terapia, reaparecía en un dolor que ya no era corporal, el alma contaba, narraba ese dolor que al decirlo en ese escenario y con esas compañeras de ese teatro de la vida, iba tomando otra dimensión, con otras formas de medirlo, cambiaba de densidad, de composición, de estructura. Ese, mi cuerpo anterior al que le dolió mucho, era otro: se desnudaba con cada duda, se mostraba ante cada pregunta, exponía cicatrices que ya tenían otro significado. El espejo que tenía delante, esos otros cuerpos que cargaban horas vividas, historias largas, contactos obligados, deseos escondidos, sufrimientos mudos que se escondían en ojos secos, que a veces ni llorar podían… ese espejo me devolvía otra imagen corporal. Los deseos, los sueños, las ansias de esas mujeres dejaban de interpelarme, ya me habían escuchado, ahora querían hablar, decir desde su visibilidad, desde la garantía de respeto y honestidad que en un acuerdo tácito habíamos firmado, desde su interior pleno de gritos y de voces retenidos… era la hora de escuchar, de oir no sólo con los oídos, sino también con el alma. Ella debía abrirse, mirar, contener, observar, respetar, registrar, fotografiar, documentar. Para que después pueda narrar, contar, representar, recrear, demostrar, exportar a otros, ajenos que no habían sido parte, que ignoraban, que eran ciegos que seguían en una ceguera oscura... a otros que gracias a la reina Visibilidad podían redescubrir tal como yo lo hice. 

La consigna entonces fue y es hablar, decir, escribir, transmitir, vociferar, expresar las voces que estaban presas y que explotaron en ese diálogo tan extremo y tan humano que nos permitió vernos, escucharnos, palparnos, olernos, gustarnos, sabernos. Los cuerpos dijeron, contaron, hablaron de sus historias, de sus marcas, de sus usos y abusos, de los sueños y aspiraciones para encontrar otros recursos de vida, otras formas de vivir más dignas, nuevas maneras de construir y construirse.

Así, al salir de la casa, el cuerpo flotaba, volaba por calles desconocidas, que permitían caminarlas sin pedir permiso. La Memoria apareció frente a los ojos y frente a la vida: una mole de cemento que escondía secretos de antiguos pueblos y guardaba tierra de otras partes, un espacio que se abría a la expresión, a los oídos, para que las bocas mudas puedan hablar, para que los cuerpos invisibles aparezcan, para que los ojos vacíos se colmen con sus almas… para que los unos y los otros, constituyan un “nosotros”. Allí, estaban ellos… los hombres, lo masculino, la fortaleza, el poder… 
El espacio que ellos, tanto hombres y mujeres, abrieron para la expresión, para dar lugar a las voces, a los escritos, a los textos, a las palabras… para que se puedan ver, oír, leer, escuchar y mirar a las víctimas de la violencia, del oprobio de la guerra, de la indignidad: a las mujeres, a los chicos, a los hombres. En ese espacio de la memoria existen quienes editan y reeditan sus historias, reciclando materiales que recogen de las calles, recreando la basura, convirtiéndola en obras de arte, en obras literarias. La creatividad en su máximo exponente: crear belleza, orden y utilidad de lo feo y lo inútil. La resiliencia sociocultural como proceso natural, tan humano como esa adversidad: violencia, guerra, drogas, armas, que los llevó a ese lugar, que los amontonó en la ciudad, ocultándolos en los márgenes, invisibilizándolos hasta sentirse desaparecidos.

Colombia habla, Colombia piensa, Colombia hace, Colombia “resilia”… Colombia interpela al cuerpo y al alma, pide respuesta y compromiso. El desafío es reestructurarse, resignificar la historia, personal y general, reubicando cada cosa en un lugar nuevo… en definitiva aprender.

María Gabriela Simpson
22 de septiembre del 2015





martes, 15 de septiembre de 2015

Resiliencia y paz...

Es preciso poner en palabras tanta emoción, tanto conocimiento nuevo, tanta información rica y tanto impacto en los sentimientos, en los pensamientos y en el cuerpo. Es preciso darle forma con el lenguaje, no sólo para explicarlo y comunicarlo, sino para entenderlo internamente y ubicarlo en el lugar que corresponde, para ser distintos, es decir, para aprender.

Llegar a una tierra que no disfruta de los beneficios de la paz puede generar temor. No fue en este caso: el sentimiento fue de asombro, de apertura y de sorpresa ante lo nuevo. Oler los climas, sentir el aire, empatizar con seres humanos no conocidos, escuchar y entender historias y presentes.

Pero, lo fundamental es saber de haceres y tareas que trabajan con esa realidad. En cada uno de los relatos, en cada una de las imágenes, en cada objeto, que hablaban, exponían y contaban, se producía un impacto. Escuchar hablar del dolor no es lo mismo que oir un rumor lejano: un ser humano, un otro, se nos presentaba ante nosotros abriendo su historia y al ser tan "humano", ese otro nos mostraba y confirmaba nuestra propia condición de humano.

Nuestra historia, nuestros dolores, nuestra adversidad se dimensionaban diferente. Nuestros roles también se interrogaban y se ponían en juego: ser mujer, ser madre, ser maestra, ser profesional. Ver niños, jóvenes, hombres y mujeres en escenarios violentos y dolorosos, escucharlos, mirarlos a los ojos, entenderlos y comprender qué sentían y sienten, qué hicieron y hacen, qué desearon y desean, es un camino de ida, a un lugar nuevo y una vuelta con una posición distinta.

Experiencias tan fuertes y vitales que interpelan. Si hasta una obra de arte puede constituir un tutor de resiliencia, cuánto más estos sujetos, estas personas, estos "otros", pueden colaborar en constituir nuestro yo de manera diferente. Gracias a esos otros y a sus experiencias tan existenciales podemos re-mirar nuestra vida y resignificar nuestra existencia, encontrando un sentido nuevo para ella que nos lleve a la verdadera trascendencia, en la que no faltará el compromiso y el desafío constante de generar paz interior y trabajar por la paz de otros y con otros. La resiliencia como un proceso de interacción entre las personas y su entorno para superar dificultades... se realizó, se hizo "real".

Gracias a niños, mujeres y hombres de Colombia que permitieron este proceso, que con un poder increíble aparecieron con unos ojos y una mirada tan profunda que no precisaban hablar. A todos y a cada uno, un agradecimiento profundo que proviene de lo más sagrado de nuestra condición humana: la comunicación y la expresión. Nuestro manifiesto expresó nuestro desafío y nuestra promesa.

Dos poesías pueden cerrar y concluir con las voces de los poetas estos sentimientos y pensamientos hilvanados con sinceridad... y por supuesto sostener que la realidad puede cambiar, que cambiará...

https://www.youtube.com/watch?v=qHCF9pYsr9M
https://www.youtube.com/watch?v=CuSji8CtB-I
https://www.youtube.com/watch?v=mqPR6eXYSFg

Pobre patria, Franco Battiato
Mi pobre patria, aplastada por abusos del poder

de gente infame que no conoce el pudor,

se creen los dueños todopoderosos

y piensan que les pertenece todo

Los gobernantes, cuántos perfectos e inútiles bufones

en esta tierra que el dolor ha devastado

¿Acaso no sentís nada de pena

ante esos cuerpos tendidos sin vida?

No cambiará, no cambiará

no cambiará, quizá cambiará

Y cómo excusarlos, las hienas en estadios y aquéllas

de la prensa chapoteando en el fango como cerdos

Yo me avergüenzo un poco y me hace daño

ver a los hombres como animales

No cambiará, no cambiará

no cambiará, quizá cambiará

Esperamos que el mundo vuelva a cotas más normales,

que pueda contemplar con calma el cielo

que nunca más se hable de dictaduras,

porque quizá tendremos que ir tirando

mientras la primavera tarda aún en llegar.


CAMINO DE LA PATRIA, CARLOS CASTRO SAAVEDRA

Cuando se pueda andar por las aldeas
y los pueblos sin ángel de la guarda.

Cuando sean más claros los caminos
y brillen más las vidas que las armas.

Cuando los tejedores de sudarios
oigan llorar a Dios entre sus almas.

Cuando en el trigo nazcan amapolas
y nadie diga que la tierra sangra.

Cuando la sombra que hacen las banderas
sea una sombra honesta y no una charca.

Cuando la libertad entre a las casas
con el pan diario,con hermosa carta

Cuando la espada que usa la justicia
aunque desnuda se conserve casta

Cuando reyes y ciervos juntos  al fuego,
fuego sean de amor y de esperanza.

Cuando el vino excesivo se derrame
y entre las copas viudas se reparta.

Cuando el pueblo se encuentre y con sus manos
teja él mismo sus sueños y su manta.

Cuando de noche grupo de fusiles
no despierten al hijo con su habla.

Cuando al mirar la madre no se sienta
dolor en la mirada  y en el alma

Cuando en lugar de sangre en el campo
corran caballos,flores sobre el agua

Cuando la paz recobre su paloma
y acudan los vecinos a mirarla.

Cuando el amor sacuda las cadenas
y le nazca dos alas en la espalda.

Soló en aquella hora
podrá el hombre decir que tiene patria.







miércoles, 2 de septiembre de 2015

Resiliencia y Paz: Bogotá espera.

En el I Congreso Internacional de Resiliencia y Paz experiencias, reflexiones e iniciativas serán presentadas y compartidas durante los días 9, 10 y 11 de septiembre de 2015 en el marco de la Semana por la Paz,  en la ciudad de Bogotá, en la Pontificia Universidad Javeriana. Espacio R participará con sumo placer.

En este evento, se darán cita diferentes organizaciones y expertos en Resiliencia, que nos darán un marco de referencia amplio e interesante para nuevos caminos de intervención en perspectiva de la resiliencia en el campo social, educativo  y comunitario. Y así, encontrar caminos conjuntos entre la academia y la sociedad civil para una construcción sólida de la paz en Colombia.

El grupo organizador está conformado por la Vicerrectoria del Medio Universitario,  la Facultad de Teología, el grupo de investigación Resilio de la Pontificia Universidad Javeriana; la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (UNAD) y el Centro de Desarrollo y atención psicosocial Taller de vida. Se trabajará sobre distintos ejes temáticos.

Más información en:

http://redresiliocolombia.wix.com/congreso




lunes, 31 de agosto de 2015

Oliver Sacks...literatura, medicina, psicología y resiliencia.



El Dr. Sacks acaba de morir. Es un ejemplo de resiliencia: luego que le diagnosticaran la complicación de su enfermedad expresó:

"En los últimos días he podido ver mi vida (...) con una percepción cada vez más profunda de la relación entre todas sus partes. Ahora bien, ello no significa que la dé por terminada. Por el contrario, me siento increíblemente vivo, y deseo y espero, en el tiempo que me queda, estrechar mis amistades, despedirme de las personas a las que quiero, escribir más, viajar si tengo fuerza suficiente, adquirir nuevos niveles de comprensión y conocimiento"

Ideas y sentimientos propios de un sujeto resiliente. Ese hombre cuya vida siempre estuvo signada por la pasión, puede constituir un ejemplo, un estímulo. Sus obras tienen la magia y el ritmo necesarios para no dejar de leerlas con nterés.

Gracia al Profesor Carlos Rodriguez, de Psicología Evolutiva, quien no sólo dio la primera referencia a la resiliencia en su cátedra, sino que también puso más cerca a Sacks y a su historia del sombrero.

Gracias a los actores que le dieron vida a parte de su historia.



http://www.lanacion.com.ar/1823666-oliver-sacks-el-eximio-cronista-de-las-rarezas-humanas?utm_source=n_pe_nota&utm_medium=personalizado&utm_campaign=NLPers

https://es.wikipedia.org/wiki/Oliver_Sacks





miércoles, 26 de agosto de 2015

Encuesta R: ¿Qué es la paz?

Espacio R tiene el agrado de abrir a los lectores esta encuesta abierta:

Encuesta R abierta: Responder la siguiente pregunta con la estructura mostrada en el ejemplo:

 ¿Qué es la paz? La paz es...

La paz es... (con verbo infinitivo, adjetivo/artículo, adjetivo y sustantivo en el orden en que se desee), por ejemplo: tener un equilibrio estable.

Contestar abajo en comentarios por favor... después Espacio R presentará los resultados, su análisis y las conclusiones. Muchas gracias...

lunes, 17 de agosto de 2015

Patria...



La pertenencia, los valores, la cultura, la energía cultural, la historia... principios movilizantes de la resiliencia sociocultural. El 17 de agosto no es un día más en el calendario, es una efémeride que implicó la existencia de varios pueblos latinoamericanos...

Todos los disparadores son oportunos para reflexionar y pensar...

https://www.youtube.com/watch?v=gfHpWwWu-qY

https://www.youtube.com/watch?v=w_FwjcmJVW4

https://www.youtube.com/watch?v=CuSji8CtB-I

http://imagenesresilientes.blogspot.com.ar/

jueves, 6 de agosto de 2015

Encuentros R, Agenda R de agosto...

Agosto trae oportunidades de encuentro para compartir haceres, saberes y momentos que nos permitan seguir creciendo y aprendiendo, pensando y reflexionando.

8 de agosto: Barby Gim...
  • Rodolfo Lopez 234
    Quilmes, Argentina
    • 011 4253-7361
    Correo electrónico: barby.gim.9@facebook.com
    https://www.facebook.com/barby.gim


20 de agosto: UAI



martes, 28 de julio de 2015

Resiliencia en Chile.

El 17 de julio se realizó en Santiago de Chile el siguiente seminario



Fue una oportunidad para escuchar a referentes de primer nivel: María Angélica Klotiarenco, verdadera pionera en el desarrollo del constructo teórico de la Resiliencia, que continúa enseñando con la pasión del primer día, constituyendo una verdadera tutora de resiliencia. También participó Anna Forés Miravalles, una maestra extraordinaria que con palabras sencillas transmite saberes y emociones magnificamente: es la directora del Postgrado promoción de resiliencia de la Universidad de Barcelona.

http://issuu.com/pilarsurjodebunes/docs/folleto_posgrado_2015-2016_

También expuso el psicólogo Felipe Jara Leon, un especialista en biodanza, que desplegó un abanico de reflexiones y experiencias que integralmente impactaron en los conocimientos, en los sentimientos y sensaciones de los participantes.

El 22 de julio en la Escuela de Psicología de la Universidad de Valparaíso, con la participación de la Escuela de Educación Parvularia, se realizó un encuentro de diálogo en el que se presentaron las investigaciones realizadas en el área educativa tomando a la resiliencia como mirada que guía el proceso de aprendizaje. Fue una nueva ocasión de intercambio y reflexión sobre la realidad compleja que se debe enfrentar en instituciones sociales y educativas.

En ambos eventos se presentó a una nueva institución internacional de resiliencia, de la que daremos más detalles en próximas publicaciones.

Imágenes y presentaciones en Imágenes Resilientes:
http://imagenesresilientes.blogspot.com.ar/


domingo, 5 de julio de 2015

Conflictos y negociación: oportunidad de formación.

Curso de iniciación en Resolución de conflictos (Mediación y Negociación)  en la Universidad de San Martín.
Se trabajará fuertemente con situaciones de la vida laboral de los participantes, lo cual convierte la propuesta en ideal para docentes, directivos de todo  tipo de instituciones, personal de atención al público, y líderes o coordinadores de equipo de tareas.
Inicia en agosto, su duración es de 9 semanas, y es totalmente virtual.
Está destinado a todo público.
La inversión es de $800 por participante dividido en dos cuotas (consultar valores para residentes en otros países). Y para grupos a partir de 6 integrantes habrá descuentos especiales y/o vacantes bonificadas.

viernes, 3 de julio de 2015

Reflexiones: alumnos-docentes y escuelas resilientes?

Espacio R tiene el agrado de presentar algunos fragmentos de la opinión de un referente único en el área de la convivencia escolar, para que seamos cada vez menos analfabetos emocionales...

Alumnos, docentes y padres: convivir en 
un sistema educativo agotado
de Alejandro Castro Santander
 
Finalizamos el mes de junio con una serie de situaciones que ponen nuevamente a la escuela y sus protagonistas en boca de todos. Muchos son los que opinan sobre la escuela y los fenómenos que se producen en ella, aunque finalmente son pocos los que se comprometen seriamente en buscar soluciones adecuadas y duraderas. Opiniones, catársis y pocas ideas.

Alumnos, docentes y padres, hoy evidencian un marcado desencuentro en aquel ámbito que debería ser de orden y estudio, o mejor aún, una escuela donde se pueda brindar educación de calidad en un clima de bienestar general. Estudiantes contra estudiantes, padres contra docentes, docentes contra alumnos, por simplificar conflictos, indisciplinas y violencias que se experimentan en las instituciones educativas,y que en algunas comunidades se corre el riesgo de naturalizar, justificar o esconder, favoreciendo que la atmósfera de todos sea irrespirable.

¿Qué reconocemos? Que los chicos no estudian ni les interesa lo que los docentes tienen que decirles, en una escuela a la que sienten lejana de sus intereses; que los docentes se sienten frustrados, cansados y maltratados por el resto de la sociedad, especialmente por los padres, quienes son percibidos en muchas oportunidades como cómplices obedientes que reniegan su autoridad educativa y además boicotean la del docente. Vemos también fracaso, ya que los chicos de 15 años frente a sus iguales del resto del mundo y de otros países de la región no muestran haber aprendido lo suficiente.

Pero este breve diagnóstico que puede gozar de cierto consenso, es sólo parte de otros síntomas de una escuela, de un sistema educativo agotado, que por forzarlo a que funcione finalmente enferma a todos.

Apremia redefinir el rol educador de padres y docentes en un nuevo entorno tecnológico y comunicativo. Podremos asignarle a la educación distintos papeles, o continuar discutiendo acerca de las responsabilidades de las diversas instituciones educadoras, comenzando por la familia, pero de lo que no debemos dudar, es acerca de la guía que necesitan los chicos para que sean capaces a través de la emoción generar la reflexión, que el pensamiento concreto los lleve al abstracto, y que a la expectativa del placer se admita la necesidad del esfuerzo. No será con la tecnología, sino a través de las palabras y en la elaboración de los mensajes donde habrá que buscar la emoción, el encuentro y el bienestar de todos.

Educar es un proceso de cambio en el encuentro, en la convivencia de todos aquellos que quedan involucrados en esa tarea tan compleja y comprometedora de preservar la cultura y con ella la humanidad. Pero si queremos que los niños crezcan libres en el respeto por sí mismos y con conciencia social, debemos convivir con ellos estimándolos y dejar de repetir con hipocresía que estos niños “son el futuro”.

Observemos la conducta diaria de ciudadanos intolerantes; la descalificación y la burla anónima de aquellos que aprovechan el anonimato que permiten los medios digitales. Reconozcamos que nos estamos habituando a tratarnos mal y a no aceptar, no sólo la opinión distinta, sino que también rechazamos al otro que no piensa como nosotros. Y los chicos nos ven, aprenden, repiten y les reprochamos.

La respuesta es sin dudas educativa y tan compleja que precisa ser también apoyada por servicios de salud, desarrollo humano, justicia y seguridad. Un reto posible que se encuentra en manos de los adultos, quienes debemos necesariamente conciliar y asumir cada uno su parte, en ese trabajoso arte de cuidar y dar forma al otro.

http://www.mdzol.com/opinion/615351-convivir-en-un-sistema-educativo-agotado/


martes, 30 de junio de 2015

Una fuente más de resiliencia... mediación.

Numerosas son las aplicaciones de la resiliencia como mirada, como herramienta... numerosas son las relaciones establecidas con este constructo teórico. Pero  "Mediación y Resiliencia" de GRACIELA CURUCHELAR es una obra única que destaca a su autora, como una creadora de verdaderos espacios generadores de resiliencia.




https://www.facebook.com/graciela.curuchelar?fref=ts




martes, 23 de junio de 2015

Encuentros para reflexionar, aprender y compartir...

Espacio R los invita a compartir un momento de reflexión, aprendizaje e interacción... café mediante...

“Promoción de la Resiliencia en España y Argentina”
Invitada: Lic. Mar María Gabriela Simpson

Destinatarios: público en general
ENTRADA LIBRE Y GRATUITA

Lunes, 29 de junio de 18:00 a 19:30
CLÁSICA Y MODERNA
Av.Callao 892, Ciudad de Buenos Aires

INSCRIPCION PREVIA:
gracielacuruchelar@hotmail.com

https://www.slideshare.net/slideshow/embed_code/49728513%C2%B4



jueves, 14 de mayo de 2015

Festejos e invitaciones...

 

Espacio R nació hace 5 años... tenía la intención y el deseo de abrir un espacio para que la resiliencia estuviera presente, se conociera, se intalara y se utilizara.

Hoy después de tantos años, podemos sostener que lo logramos. La resiliencia no es más una palabra difícil de pronunciar. Está instalada en los campos académicos con desarrollos de investigación cada vez más profundos y aplicables en la realidad. En ella hay muchas personas e instituciones que trabajan con seriedad, entusiasmo y pasión. También hay que asumir una crítica: muchas veces se utiliza el vocablo resiliencia en discursos facilistas de autoayuda, de recetas mágicas y de tips televisivos...

Pero la perseverancia y la resiliencia de los profesionales que hacen a este constructo teórico, que se construye y reconstruye constantemente, lo mantendrán ubicado en el lugar indicado.

Por eso y para eso Espacio R quiere invitarlos a conocer una excelente propuesta de formación: el Postgrado Promoción de Resiliencia de la Universidad de Barcelona, que en junio iniciará su segunda edición. Para más información:

http://issuu.com/pilarsurjodebunes/docs/folleto_posgrado_2015-2016_

Como otra forma de festejar casi las 36000 visitas... les proponemos visitar regularmente nuestro blog paralelo 
Imágenes Resilientes: http://imagenesresilientes.blogspot.com.ar/

En él encontrarán frases sobre la resiliencia, extraídas del material producido por la primera cohorte del Postgrado de la UB, que se quieren sumar a la difusión de la resiliencia, con una sólida base académica, con las voces de aquellos reconocidos autores e investigadores que constantemente están haciendo sus aportes en ámbitos tan destacados como la UB y AIRE.

http://www.ub.edu/web/ub/es/estudis/oferta_formativa/masters_propis/fitxa/P/201311528/index.html

http://aireresiliencia.wix.com/aire





domingo, 10 de mayo de 2015

Debates R: Escuelas R...

Una oportunidad para pensar, para debatir, para reflexionar, más allá de las posturas filosóficas y existenciales de cada uno...

Entrevista a Noemí Paymal, antropóloga
"La escuela tradicional está colapsando"
"No le echo la culpa a ningún profesor o sistema, porque el cambio fue más rápido que la capacidad de manejar el asunto".

Noemí Paymal, antropóloga francesa y especialista en educación alternativa y directora del Centro de Investigación Pedagógica 3000 La Paz, en Bolivia, habla de una pedagogía holística que entienda y atienda las necesidades de los niños y jóvenes de hoy.

–Los docentes suelen decir que no tienen herramientas para incluir a los chicos hiperactivos. ¿Qué pueden hacer? 

–Las investigaciones demuestran que 80 por ciento de los niños de ahora ha cambiado su manera de aprender, su nivel afectivo, su interés emocional; su hemisferio derecho es más rápido, puede hacer varias cosas a la vez, es autodidacta y tiene intereses múltiples. Hay muchas herramientas desde lo físico, lo intuitivo, lo emocional, lo multicultural, lo ecológico, lo ético. Antes se apuntaba sólo a lo intelectual, lo cognitivo. Y ya sabemos que no funciona.

–¿Algún ejemplo? 

–Hay que recuperar todos los niveles de desarrollo del cuerpo. El niño tiene que moverse cada 20 minutos en la primaria y si es más pequeño tiene que hacerlo todo el tiempo. Decirles que no se muevan es como pedir a la planta que no crezca o al sol que se pare; es su naturaleza y hay que anclar el conocimiento con el movimiento.

–¿Vale para todos los niños? 

–El 80 por ciento de los niños de ahora es así. No son hiperactivos sino que tienen necesidad de moverse, tienen intereses múltiples. Necesitan jugar casi todo el tiempo hasta los 10 años. El niño de hoy no es lineal, es holístico, ve todo a la vez. Si no usa el hemisferio derecho se atrofia y después se llega a una sociedad intelectual como la nuestra, que no está equilibrada.

–¿Estas características son iguales en todo el mundo? 

–Es igual en los 15 países que hemos investigado. Como antropólogos estamos planteando un cambio de la humanidad en su conjunto, el cambio es muy rápido. Se ha dado en 40 años, que es nada en relación a la evolución de la humanidad.

–¿Cómo se han adaptado las escuelas a este cambio tan vertiginoso? 

–No se han adaptado. No le echo la culpa a ningún profesor o sistema porque fue más rápido que la capacidad de manejar el asunto. Antes los cambios eran lentos, había leves diferencias entre generaciones. Ahora son tan veloces que el niño rebasó al papá y a los profesores. A esta rapidez hay que reconocerla primero y atenderla después.

–¿Qué genera la falta de adaptación? 

–Que los niños la pasan mal, de allí las altas tasas de suicidio y depresión infantil y adolescente en el mundo. Lo pasa mal el profesor porque no tiene herramientas, porque en su época no era así. Lo pasan mal los papás. Sufre toda la sociedad.

–¿Qué herramientas se pueden usar? 

–Vamos a seguir enseñando pero con herramientas cognitivas lúdicas y con desafíos. El niño va a hacer su proceso hasta que encuentre la solución. Un buen profesor no debe dar la solución, tiene que esperar que el niño la encuentre. Otra herramienta es la emocional. Siempre hay que trabajar la autoestima, reconocer sus sentimientos y los del otro. Esto previene los problemas de violencia. Hay herramientas biointeligentes o biolúdicas con las que se trabajan todos los aspectos del cuerpo. No hay que concentrarse en lo intelectual y no importan las notas. Están también las herramientas sensibles e intuitivas, con las que el niño puede hacer juegos para sentir la energía. Los niños son muy sensibles a pesar de que son inquietos y tercos, lo que suele ser una fachada para protegerse de una suma sensibilidad. En las investigaciones que hicimos, el 80 por ciento de esos niños tienen hiperestesía, una sobreactivación de todos los sentidos físicos, no psíquicos. Si uno grita, él lo siente más fuerte. Su vista es más aguda. Las herramientas biointeligentes funcionan por sí solas (tejer, cocinar, huerta). Hay también herramientas que trabajan en la conexión mente-corazón donde se afianza la fuerza personal.

Niños maduros y sensibles 
–¿Por qué se cree que los chicos de hoy son como son? 

–La lógica habla de los estímulos de los medios de comunicación, del bombardeo de información desde el nacimiento. Vienen tecnológicamente más avanzados, pero también emocionalmente muy maduros, con una percepción precoz y una sensibilidad que no habíamos pensado. Creíamos que al llegar con la computadora tendrían una visión individualista, pero nacen con una suprasensibilidad, una percepción alta, lo que nos da mucho aliento. Los niños son una manifestación de este cambio masivo. Y porque es masivo, la escuela está colapsando.

–¿Cuánto potencial se desperdicia cuando no hay estímulo necesario? 

–Más de la mitad. El coeficiente emocional es más importante que el intelectual. Si un niño no está atendido en su parte afectiva retiene sólo el 80 por ciento de los datos de la clase. Casi no vale la pena enseñar.

–¿La educación alternativa se aplica en grupos pequeños? 

–Lo ideal es de ocho a 11 niños y dos adultos. Si no se puede, el profesor puede dividir la clase en cuatro grupos, hacer islas con las mesas y que trabajen en grupo. Me gustaría ver papás que ayuden por turno, que tengan tres asistentes. Hay que pensar que es un reto al que hay que darle solución ya. Buscar herramientas en que el niño pueda canalizar la energía.

Un sistema así es muy difícil de instrumentar masivamente. ¿Hay otra alternativa? 

–Realizar actividades extraescolares. Basta que una vez a la semana, el niño o el joven tenga un lugar seguro donde pueda hacer su proceso personal, recuperar su autoestima. O dar técnicas antiestrés a los profesores y a los papás, porque si ellos están bien, los niños van a trabajar bien en clase.

–¿Cuáles son los resultados desde lo académico?

–El niño atendido en todos los niveles de desarrollo tendrá conocimientos pero, además, será equilibrado como ciudadano, como ser humano.

http://archivo.lavoz.com.ar/nota.asp?nota_id=529268



lunes, 4 de mayo de 2015

Agenda R: 5 y 7 de mayo en la Feria del Libro 2015: Resiliencia.

Después de 7 años de presencia constante en la Feria del Libro,
 la Resiliencia estará presente

en el stand de Editorial Bonum: Pabellón Azul – Stand 610, los días martes 5 y jueves 7 de mayo a las 19hs.

Se invita especialmente a profesionales sociales, de la educación y docentes. Firma de ejemplares e interacción con los lectores.

https://www.facebook.com/espacio.resiliencia
http://www.el-libro.org.ar/internacional/expositores/editorial-bonum.html
https://www.facebook.com/pages/Editorial-Bonum/537473446269650

jueves, 30 de abril de 2015

Formación R: Postgrado Universitario "Promoción de la Resiliencia" 2015-2016


 Más información sobre el postgrado online de la Universidad de Barcelona en:

 http://issuu.com/pilarsurjodebunes/docs/folleto_posgrado_2015-2016_/1









martes, 28 de abril de 2015

Posgrado PROMOCIÓN DE LA RESILIENCIA (online) 2015-2016


Instituto de Ciencias de la Educación - Universidad de Barcelona.
Diploma de Posgrado / Diploma de Especialización PROMOCIÓN DE LA RESILIENCIA (online) Curso 2015-2016 

La resiliencia se está convirtiendo en una pieza esencial en el mundo educativo pero también en todos
los ámbitos. Por tanto es clave conocer el concepto, saber promoverlo y aplicarlo en los diferentes
contextos. Y este es el objetivo de este curso. Además este posgrado está impartido por los mejores
referentes en resiliencia del mundo.

Más de 30 expertos en resiliencia proporcionan las claves para saber promover la resiliencia:

- Conocer el concepto de resiliencia y profundizar en él.
- Analizar los factores para promover la resiliencia.
- Reflexionar sobre las buenas prácticas de resiliencia.
- Intercambiar propuestas de promoción de la resiliencia.
- Conocer el estado del arte de la resiliencia, y las últimas investigaciones y tendencias.

Institut de Ciències de l’Educació. Passeig de la Vall d’Hebron 171. Edifici de Migdia. Campus de Mundet. 08035 Barcelona
 A/e: ice-postgraus@ub.edu. . Telèfon: 934 035 174. Fax: 934 021 016
Horario de Secretaría: Mañanas de lunes a viernes, de 10:00 a 13:00 h. y las tardes de lunes y de jueves, de 16:00 a 18:00 h.

http://www.ub.edu/ice/sites/default/files//docs/postgraus/posgradoresiliencia.pdf

viernes, 24 de abril de 2015

Resiliencia en la Feria del Libro 2015: para agendar.




 Estamos en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires 2015

Editorial Bonum: STAND 610 / PABELLÓN AZUL.

Firma de ejemplares 5 y 7 de mayo a las 19hs

Ventas en GBA Sur: Ramos Libros Mitre 579 (1878) Quilmes, Argentina.

Interior: ventas@editorialbonum.com,ar

Exterior:exterior@editorialbonum.com.ar.